¡Iniciamos esta aventura de compartir con todos los buscadores sinceros, información que permita echar Luz sobre el Sendero y orientarlos en su camino!  Por ello, nuestro primer texto compartido está referido al Nuevo Grupo de Servidores del Mundo.  ¿Deseas pertenecer a ellos?  Te dejamos esta descripción de Alice Bailey, esperando te sirva de inspiración y ayuda!

“Abandonemos nuestros antagonismos y nuestras antipatías, y tratemos de pensar en términos de una familia, de una vida y de una humanidad.

La humanidad no sigue un camino fortuito e incierto — ­existe un Plan.

La humanidad determina la velocidad de su propia evolución y el cumplimiento de su destino en términos del Plan.

El éxito del Plan depende de la colaboración inteligente de los hombres y mujeres de buena voluntad en todo el mundo.

Los hombres y mujeres de buena voluntad que colaboran, forman parte del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo que está trabajando para implementar el Plan.

Los líderes del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo son aquellos que inician y realizan actividades que benefician a toda la humanidad. Dichos líderes son reconocidos por sus cualidades inofensivas, constructivas e incluyentes. Ellos proporcionan la visión y moldean la opinión pública.

Detrás de estos líderes y de los hombres y mujeres de buena voluntad que colaboran, están los Custodios del Plan, “el Gobierno interno espiritual del Planeta”.

Trabajando en todos los principales campos de la actividad humana y en todos los países del mundo, el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo actúa como el factor sintetizador de la humanidad y coloca los fundamentos para las relaciones humanas justas y la unidad mundial final.

El Nuevo Grupo de Servidores del Mundo necesita un reconocimiento, una colaboración y un apoyo más amplio en su trabajo para la humanidad. Por consiguiente, cada uno de nosotros, puede participar en la acción del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo y en el desarrollo del Plan.

EL NUEVO GRUPO DE SERVIDORES DEL MUNDO

LA REALIDAD DE SU EXISTENCIA

Fuera del conglomerado de ideas, creencias y sistemas en el mundo –político, económico, social y religioso– pueden reconocerse dos modelos que están surgiendo. Primero, aquellas personas que, adhiriéndose a métodos reaccionarios de buscar y expresar la verdad, prefieren la obediencia a la autoridad en vez de pensar claramente y aceptar la guía auto-impuesta de su propia alma.

Segundo, aquellos que, al mismo tiempo que afirman las verdades fundamentales por las que la humanidad ha evolucionado, son sensibles a la impresión del alma, y reconocen que la respuesta a la necesidad humana y al desarrollo espiritual son factores determinantes que conducirán a la humanidad a una nueva era de paz y abundancia. Estos son el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, cuya expresión externa son los hombres y mujeres de buena voluntad. No pertenecen a ninguna raza, color o credo, y comprenden que los métodos separatistas y competitivos causan conflictos e impiden el establecimiento de relaciones humanas justas.

El Nuevo Grupo de Servidores del Mundo no es una organización; no tiene sede, presidente ni lista de funcionarios o miembros, Sólo tiene servidores de la humanidad en todos los países, empeñados en la tarea de encontrar y ayudar a los hombres y mujeres de buena voluntad.

¿QUIÉNES SON?

Los hombres y mujeres de todas partes que están trabajando por el acercamiento entre las personas, para evocar el sentimiento de fraternidad, fomentar el sentido de interrelación e interdependencia mutua, que no reconocen barreras raciales, nacionales o religiosas, son cada uno de ellos un miembro del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, aunque no lo haya oído nombrar antes.

Los miembros del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo son seleccionados en todos los campos de la iniciativa humana. Ellos se encontrarán entre los trabajadores creativos, los industriales, en los hogares comunes y en el campo laboral. Hay científicos que repudian, lo que no se ha comprobado, sin embargo dedican toda su capacidad y conocimientos científicos al servicio de la humanidad, cada uno en su campo científico elegido; tenemos en los estratos económicos hombres que consideran una responsabilidad manejar inteligentemente el dinero como servicio a los demás; hay educadores que se preocupan por formular inteligentemente el conocimiento y poseen una comprensión enciclopédica de la acumulada sabiduría de las edades, y tratan de utilizarla para adaptar a la joven generación a fin de vivir bella, constructiva y creativamente; hay eclesiásticos y guías religiosos que tienen visión. En todos ellos reside el espíritu de luz y aman inteligentemente a sus semejantes.

Estos servidores mundiales son hombres y mujeres que tienen visión internacional, lo cual no impide de ningún modo que sean buenos ciudadanos en el país al cual le deben lealtad y que no interfiere de ninguna manera con su participación activa en la creencia religiosa que a ellos les inspire y reclame su servicio. Ellos trabajan actualmente en todos los países del mundo mundo y en muchas organizaciones –religiosas, políticas, científicas y raciales. Por encima de todo, se distinguen por su capacidad para trabajar de manera constructiva.

Estos trabajadores enfatizan los puntos de contacto y no de diferencia. No promueven divisiones sectarias y trabajan para dar fin a los odios raciales y a las distinciones de clase. Ellos dirigen la atención a lo bueno y lo verdadero y enuncian los principios de la comprensión fraterna, la buena voluntad mutua y la paternidad de Dios, en la cual se basa toda verdadera hermandad. Ellos representan una actitud mental.

Cuando trabajan activamente en el campo de la política internacional, no olvidan que cada nación puede tener algo de valor con que contribuir a la familia de naciones; la idea que rige su actividad es por lo tanto, el servicio mundial. Cuando trabajan activamente en el campo religioso, reconcilian las diferencias y reconocen la universalidad de la verdad. Ellos no atacan a ninguna persona, clase o sistema y bajo ninguna circunstancia condenan ni critican a ninguna raza ni nación. De esta manera se establecen hoy las bases para el entendimiento internacional, lo cual producirá un mundo de paz, y se dirigen a esa relación espiritual con Dios y con los todos los demás, dando fin a las diferencias religiosas.

El Nuevo Grupo de Servidores del Mundo no es, sin embargo, un grupo de místicos poco prácticos. Saben exactamente lo que tratan de hacer; descubren y reúnen a los hombres y mujeres de buena voluntad en todo el mundo. Su exigencia unida consiste en que los hombres de buena voluntad deben mancomunarse en completa comprensión y constituir así lentamente un conjunto creciente de personas cuyo interés principal es el bienestar de la humanidad y no ante todo el de su propio entorno inmediato. Este mayor interés no les impide, sin embargo, ser buenos ciudadanos del país donde los ha colocado el destino. Se conformarán y aceptarán la situación en la que se encuentran, pero (en esa situación y bajo ese gobierno o religión) trabajaran por la buena voluntad, por la eliminación de barreras y por la paz mundial. Evitarán todo ataque a los regímenes y personalidades existentes; observarán las leyes del país en el que tienen que vivir, pero cultivarán el espíritu de cooperación, y aprovecharán todas las oportunidades para acentuar la fraternidad de las naciones, la unidad de la fe y la interdependencia económica.

Estos son los grandes rasgos que rigen la conducta de las personas de buena voluntad que colaboran en el trabajo realizado por el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo. Pueden considerarse como la personificación del Reino de Dios que emerge sobre la tierra. Debería recordarse, sin embargo, que este reino no es específicamente un reino Cristiano o un gobierno terrestre. Es la agrupación de todos aquellos que –perteneciendo a cualquier religión mundial, a cualquier nación y a cualquier partido político–, están libres del espíritu de odio y separatividad, y tratan de establecer condiciones justas sobre la tierra, mediante la buena voluntad mutua entre todos los hombres de todo el mundo.”

Enviar comentario

Nina Pukio

Te brindamos la oportunidad de lograr un cambio trascendente en tu vida. ¡Conquista tus retos y siembra una Semilla de Luz y Sabiduría!

Contacto

WhatsApp: + 51 954 997 914 / Tlf: +51 241 7484
Email: centro@ninapukio.com
Facebook: facebook.com/CentroNinaPukio

Nina Pukio © 2020. All Rights Reserved.